Asoma
Asoma

Casos comunes

Aquí podrá encontrar los casos más comunes con los que nos encontramos. Esperamos que les sirvan de ayuda y que ante estas situaciones contacten con nuestro equipo de profesionales para que les podamos aconsejar.

Requerimiento comprobación limitada

Cada día es más habitual que cualquier persona reciba una notificación de hacienda. El hecho es que los nuevos sistemas de información y lo que hace unos años se llamaban nuevas tecnologías es una realidad. Por ello, hay que adaptarse a los cambios y tener presentes determinadas acciones que nos pueden parecer irrelevantes pero que con el tiempo pueden tener mucha transcendencia desde el punto de vista tributario.

 

Y es que, actualmente, una mala gestión o administración de productos como puede ser una simple tarjeta de crédito pueden llegar a costarnos mucho dinero. 

 

Por poner un caso práctico:

 

Un clásico contribuyente que por decisión propia decide no declarar ni un céntimo o declarar muy poco y se dedica a ejercer su actividad económica sin estar dado de alta. Pero, por otro lado realiza todos sus pagos con la tarjeta de crédito; por ejemplo las compras de casa. Esto si es un día puede que no tenga relevancia pero si es reiterado y durante mucho tiempo puede generar una incidencia desde el punto de vista de la agencia tributario. Si una persona que no tiene ingresos o ninguno de los miembros de su unidad familiar tiene ingresos puede gastar con su tarjeta de crédito 15.000 € anuales.

De estos hechos los hay de todos los colores y es que la tarjeta se utiliza para muchas cosas porque es algo muy cómodo y operativo pero hay que entender que esto supone un flujo de información que se tiene que contrastar con el buen juicio. No se puede no declarar.

 

Otro caso práctico: 

 

Otro de los casos que puede ser habitual es la formalización y pago de préstamos bancarios durante años con una actividad que declara pérdidas año tras año. Es otro caso un poco exagerado pero  bastante asiduo y genera discrepancias de este tipo. Como es normal, acaban con un procedimiento de comprobación de la administración que acaba con una imposibilidad de defensión por parte del interesado ante la administración. ¿Cómo se pueden pagar unas cuotas de préstamos de en algunos casos 3.000 o 4.000 € mensuales y además vivir teniendo pérdidas durante varios ejercicios?

 

Estos dos casos son bastantes comunes en estos últimos meses y acaban generando liquidaciones de hasta 4 ejercicios y ocasionando serios problemas de liquidez y dificultando todavía más la vida de quien se ve afectado.

 

Hay que organizarse y planificarse bien para poder trabajar y es que hay que entender que se puede trabajar, declarar correctamente y liquidar los impuestos de forma habitual y sin incidencias y además afrontar las necesidades personales, familiares y por supuesto también las financieras sin tener que omitir y esconder nuestros beneficios.

 

Otro caso práctico: 

 

Otro caso muy habitual y muy de moda en los últimos años, sobre todo desde las novedades de la ley de blanqueo de capitales, son los requerimientos de comprobación limitada por no coincidir las ventas declaradas por un contribuyente con las que declara el banco como consecuencia de las ventas en tpv. Y es que si se está desarrollando una actividad económica no se puede no declarar lo que sin ninguna duda va a generar discrepancias. Esto además acaba en liquidaciones rápidamente de varios ejercicios y sus correspondientes sanciones como establece la propia ley general tributaria y deja por los suelos cualquier esperanza de haber ahorrado durante unos años. Hay que ahorrar haciendo las cosas bien, organizando la actividad, las operaciones a realizar, las inversiones, los gastos deducibles y teniendo un escenario económico y fiscal establecido. Y hay que verlo todo como una unidad y no intentar ganar dinero a expensas de no pagar a hacienda.

Es importante saber que la normativa establece las pautas y lo que debemos hacer es amoldar nuestro negocio/actividad a la misma de la mejor manera posible para aprovecharnos de las ventajas que tiene el hacer las cosas bien y no tener problemas que por supuesto pueden hacer acabar con nuestro negocio para siempre. 

Requerimientos de información

 

En algunas ocasiones la administración realiza requerimientos de información muy semejantes a los anteriores simplemente porque hay que controlar a los contribuyentes, es normal. Todos tenemos que hacer nuestro trabajo, la administración también.

En estos casos, lo que sucede en muchas ocasiones es que quien recibe esta notificación no sabe qué hacer y, bien porque se asusta, bien porque no tiene tiempo o por cualquier otra cuestión que se les pueda ocurrir no contesta el requerimiento. Posteriormente, la administración envía otro requerimiento reiterando dicha petición y el interesado sigue con las suyas y no contesta. Esto tan sencillo que acabaría simplemente con contestar bien directamente a través de la sede electrónica, bien personándose en la delegación correspondiente o bien utilizando los servicios de un profesional en cuestión; puede acabar generando serios problemas y es que no se ha hecho uso de los derechos que se tiene en el procedimiento y la administración al no tener datos con los que trabajar utiliza únicamente los que tiene. De este modo se pueden generar, según qué casos, liquidaciones de miles euros si en su caso el contribuyente hubiera declarado gastos, deducciones o cualquier otro derecho que reduzca su presión fiscal y, consecuentemente, su correspondiente procedimiento sancionador.

En estos casos hay que añadir que si no se atiende cuando corresponde, el posterior equilibrio de la situación puede durar incluso años. De modo que es muy importante atender una petición de la administración por cualquiera de los medios posibles y que, se pueden consultar en la misma notificación recibida.

 

Notificación electrónica

 

Sobre este tema podemos comentar muchas particularidades pero la más relevante a nuestro entender es que pueden evitar errores de notificación, defectos en la atención de los requerimientos, mejor gestión y administración de las peticiones de cualquier administración y, por tanto, una mayor tranquilidad y equilibrio. Hay que tener en cuenta que cada vez más se utilizan medios electrónicos. Las administraciones ponen menos empeño en las notificaciones por carta y se generan más incidencias de los normal por esta vía. Por ello, es muy recomendable asesorarse sobre este tema y ponerlo en marcha cuanto antes.

 

Transferencias de vehículos

 

Al igual que en las temáticas anteriores comentaré algunas de las incidencias más habituales en esta área. En primer lugar, la compra-venta de vehículos usados está de nuevo en auge y por ello cualquier persona en un momento dado puedo verse envuelta en una. Lo primero que hay que tener claro es que tanto para poder vender o comprar un vehículo el mismo tiene que estar libre de cargas. Por tanto, lo primero que hay que tener en cuenta es que hay que sacar un informe de tráfico completo, esto lo puede realizar uno mismo simplemente pagando la tasa correspondiente de

8,40 €. Con esto evitamos tener muchos problemas, ya que, sabremos si el vehículo tiene o no incidencias y evitaremos haber perdido nuestro dinero si se le ha pagado al vendedor e incluso no poder cambiar el vehículo a nuestro nombre jamás. Una cantidad de dinero insignificante para los problemas que puede ocasionar haber cerrado el trato y haber liquidado la deuda por el vehículo antes de disponer de dicha información.

 

Otro tipo de incidencia

 

Otra de las incidencias clásicas en este ámbito es la del vendedor que pasado mucho tiempo le llega una multa de un vehículo por el que ya recibió el dinero y se confió de que el comprador haría la transferencia o cambio de titularidad. Es muy probable que si le sucede este hecho tenga que pagar la multa y aunque la recurra después de mucho tiempo tenga una respuesta negativa por parte del organismo emisor y posteriormente, del juzgado ya que el vendedor tiene la obligación de notificar esta operación en su delegación de tráfico correspondiente o acudiendo a un profesional como puede ser en este caso un gestor administrativo que seguramente le agilizará muchísimo dicha solución.

 

Declaraciones informativas de cara al final de año

 

Uno de los aspectos más importantes en el aspecto fiscal de una empresa es la confección de las declaraciones informativas. Aunque existen muchas comentaremos las más habituales: modelo 180, 190, 347 y 390.

 

Modelo 180

 

En él mismo se reflejan tanto los importes satisfechos relativos a los alquileres como las retenciones correspondientes a los mismos. Debe recoger la información declarada durante el ejercicio en curso correspondiente a los modelos 115 y debe coincidir con la misma, ya que, de lo contrario supone una discrepancia y un motivo claro de requerimiento de información.

El caso más habitual de problemas en este tipo de modelos es la falta de ingreso de las retenciones que ocasiona también una discrepancia entre los modelos 115 y el resumen anual modelo 180.

Como es sabido este tipo de impuestos en la actualidad no puede aplazarse, de modo que el contribuyente tiene pocas alternativas. Hay que ingresar, de lo contrario no solamente se genera la apertura de un expediente de apremio y posteriormente de embargo sino también genera requerimientos por discrepancia que acaban con liquidaciones de las diferencias no ingresadas y los correspondientes expedientes sancionadores que como poco pueden suponer un 50 % más del impuesto inicialmente generado.

 

Modelo 190

 

Este modelo recoge diferentes tipos de rendimientos y sus correspondientes retenciones. Desde rendimientos del trabajo hasta los de profesionales como de especie. Los hay de muchos otros tipos pero estos suelen ser los más habituales.

Tan importante como en el modelo anterior es que coincidan las cantidades de este modelo con las relativas a las trimestrales del modelo 111 y es que, en este caso, además de poder generar requerimientos de datos a la empresa por falta de ingreso de las retenciones y sus posteriores expedientes sancionadores puede generar incidencias en los trabajadores a la hora de solicitar sus derechos, a los profesionales o a cualquier otro interesado que por cualquier otro aspecto haya generado retenciones en sus correspondientes declaraciones de la renta. Lo que supone mayor trabajo, mayor desequilibrio y descontento por parte de todos. 

Libro de visitas

Todavía no hay comentarios.
Introduce el código.
* Campos obligatorios
Por favor, tenga en cuenta que el contenido de este formulario no está encriptado